martes, 22 de febrero de 2011

Castillo de San Servando.

DSC03319_fhdr

El Castillo de San Servando es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España.

Fue erigido primitivamente en el siglo XI por Alfonso VI, quien lo entregó a los templarios. Se cree que en él veló las armas El Cid antes de su reconciliación con el rey.

Luego pasó a ser ocupado por los frailes de Santiago hasta la extinción de la orden, quedando desde entonces abandonado, hasta que fue mandado reconstruir por el conocido arzobispo don Pedro Tenorio en 1386.

Levantado con mampostería y ladrillo rojo, tiene planta cuadrada con muros almenados, torres cilíndricas huecas en tres de sus esquinas y cubos en las fachadas de mediodía y levante. El torreón norte se encuentra ceñido de medallones, arcos de herradura y barbacanas salientes.

Las puertas son netamente mudéjares.

Puente de Alcántara.

P2202031_fhdr

El Puente de Alcántara formaba parte del recinto defensivo de la ciudad de Toledo. De origen presumiblemente romano, se cita ya en el año 788 y se construye como confluencia de caminos que buscan el paso hacia la ciudad desde el este, atravesando el río Tajo.

Fue reconstruido bajo el mandato de Almanzor y, según su inscripción, fue acabado en el 997 por Alef, hijo alcaide de Toledo. De la época sólo se conserva el espolón del lado contrario a la ciudad, de mampostería, que aún tiene englobados mármoles decorativos visigodos.

Posteriormente fue reformado en varias ocasiones, siendo la más importante en época de Alfonso X, en la que se construye la torre mudéjar del extremo occidental, que después modificarán los Reyes Católicos en 1484. En este lado oeste, el puente posee una puerta fortificada, almenada en su base y coronamiento, constituida por un arco de medio punto en el que está incluido otro de herradura, y decorada con la estatua de San Ildefonso y el escudo de los Reyes Católicos.

En el lado este conserva la Puerta de Alcántara, de origen árabe, que data aproximadamente del siglo X, con importantes intervenciones de época cristiana.

El puente se asienta sobre dos arcos de medio punto, más grande el central, bajo los que discurre el río Tajo.

Panorámica de Toledo y almendros en flor.

P2202079_fhdr

Las flores de la primavera salen,
como el apasionado dolor del amor no dicho;
y con su aliento, vuelve el recuerdo de mis canciones antiguas.
Mi corazón, de improviso, se ha vestido de hojas verdes de deseo.
No vino mi amor, pero su contacto está en mi cuerpo
y su voz me llega a través de los campos fragantes…

Su mirar está en la triste profundidad del cielo, pero
¿dónde están sus ojos? Sus besos zigzaguean por el aire,
pero sus labios, ¿dónde están?  

(Rabindranath Tagore)

Así como sólo con el leve toque de las lloviznas de principios de marzo hacen renacer los prados y los jardines...así cada flor se va acomodando en su brote más tierno para emerger a la vida y regalar su más sutil belleza y aroma. Les cuesta tiempo, pero qué hermosas!!!. Así también el apasionado  amor , brota y roza el corazón de quien lo posee.

2 comentarios:

F.Silva dijo...

Gostaria de sugerir que nos mostrasse imagens internas desses castelos suntuosos desse belo lugar para matar a curiosidade de uma época tão deslumbrante.

ODELOT dijo...

Hola F.Silva, sabes...el Castillo de San Servando ahora es un albergue juvenil y apenas si conserva nada de su pasado esplendor, solo el exterior. Gracias por pasar siempre a ver mis nuevas fotos amigo.
Un abrazo desde Toledo.